Si echo la vista atrás, hay una imagen que se repite constantemente dentro de mí: sentada en el suelo, en la cama o raras veces en el escritorio con un cuaderno en las manos y un bolígrafo del que salían las primeras palabras de amor que me dedicaron, las frases bonitas que leía en los libros, las broncas con mis padres y mil y una historias más que guardo mudanza tras mudanza.

Por muchas casas y muchos años que pasen nunca me abandona la pequeña caja transparente donde guardo todos los diarios que empecé a escribir cuando aún estaba en primaria y continúan creciendo día a día hasta hoy.

Escribir un diario es uno de los hábitos más bonitos y benficiosos que existen y también, que más a menudo se recomiendan en cualquier tipo de terapia.

Por qué escribir un diario

Es terapéutico. Al fluir las emociones encima del papel nos es más sencillo identificarlas, reconocerlas y también controlarlas. Así mismo, ayuda a ver las situaciones desde la distancia y analizarlas con más profundidad.

Potencia la creatividad. El poner las ideas por escrito, nos ayuda a poder verlas de forma más objetiva y el obligarnos a tener este hábito día tras día hace que nuestra mente se mantenga activa. Además, muchas veces el escribir una idea hace que se nos ocurran muchas más.

Para recordar. Uno de los principales beneficios de escribir un diario es poder echar la vista atrás pasados los años y poder mirar todo aquello que quizás no recordaríamos de otro modo. Además, es un bonito recuerdo que dejar a nuestros seres queridos cuando no estemos en este mundo.

escribir un diario razones

Cómo empezar a escribir un diario

1. Elige un cuaderno bonito donde hacerlo. Hoy en día existen numerosas marcas de papelería con cuadernos preciosos que podemos utilizar para tal fin (si necesitas una idea, en este post tienes unas cuantas). Si prefieres algo más indicado especialmente para ello, puedes adquirir el “5 minutes journal”, (creo que no existe en español) pensado específicamente para escribir cinco minutos cada día.

2. Busca un rato en tu día para hacerlo. Es importante que lo incorporemos en nuestra rutina como cualquier otro hábito: puedes dedicarle un ratito cada mañana mientras desayunas o por las noches antes de irte a dormir.

3. No te juzgues. No es necesario ser un gran escritor para tener un diario, ni ser siempre dulce o amable en él. Si algún día necesitas llenarlo de palabrotas o de insultos, ¡hazlo sin miedo! Escribir un diario es algo solo para ti y todos a veces necesitamos expulsar los malos pensamientos que tenemos. Y mejor hacerlo en el papel que delante de tu jefe, ¿no? 😉

Qué puedes escribir en tu diario

Las malas situaciones que hayas vivido: ¿qué ha pasado? ¿por qué ha sucedido? ¿cómo te ha hecho sentir? ¿qué puedes hacer para evitar esta situación la próxima vez?

Algo bueno que te haya pasado. Todos los días pasa, aunque se una cosa pequeña que nos haga sonreír, ¿cuál ha sido la de hoy? Puede ser algo tan sencillo como haber comido un plato que te haya gustado, ¡cualquier cosa vale!

Citas inspiradoras. Quizás la hayas escuchado en una canción de la radio, o la hayas visto en un grafiti, o la hayas leído en un blog y te apetezca guardarla para siempre, ¿qué mejor sitio que tu diario?

¿Escribes un diario? Y si no, ¿qué te impide empezar?

Apúntate a nuestra newsletter y…

★ Recibirás contenido de calidad y cero SPAM.

★ Te enterarás en primicia de cualquier lanzamiento que hagamos.

★ Aparecerán en tu bandeja de entrada regalitos sorpresa de vez en cuando 😊

 Una guía gratis para aprender a hacer La Rueda de la Vida será tuya al instante.

¿Damos juntos el primer paso?