Si estás leyendo estas palabras probablemente te sientes identificada con el título. Quizás incluso algunas veces te han dicho que eres rara, que no encajas, y te sientes como una oveja negra vayas a donde vayas.

Pues estás de enhorabuena: ¡no eres la única!

Henri Tajfel y La Teoría de la Identidad Social

Esta situación comenzó a recibir el nombre de “efecto oveja negra” a raíz de una de las tesis de la Teoría de la Identidad Social, presentada por Henri Tajfel, psicólogo social de origen polaco. Esta tesis explica que cuando un sujeto presenta una actitud antinormativa, los sujetos del grupo emiten juicios más duros sobre el miembro del propio grupo que los miembros del exterior. De igual modo, si vemos un comportamiento antinormativo, lo criticaremos más si es de nuestro grupo que si es de un grupo diferente.

Es decir, que si tú haces algo que los demás no consideran “normal” o que opinan que “está mal” tu familia y amigos te juzgarán más duramente que unos desconocidos, y que a unos desconocidos. Esto se explica muy bien con los fanáticos de un equipo de fútbol. Si su equipo pierde y juega mal (acción antinormativa) les parecerá peor y lo criticarán más duramente sus fans (los miembros del propio grupo) que los fans de otros equipos (miembros del exterior).

De aquí viene también el dicho “quién bien te quiere, te hará sufrir”, una frase que ha propiciado que se hayan aguantado durante años muchas relaciones tóxicas aceptando que todo lo malo que nos pasa es por nuestra culpa y por nuestro bien, para hacernos encajar en el grupo.

Esto se debe a que consideramos que los “fallos” del miembro antinormativo nos pueden acabar afectando a nosotros. En psicología, a esto se le denomina “paciente identificado” y se describe como “la persona que acaba cargando con todos los problemas de un grupo, bien familiar, bien social”.

oveja negra 1

Por qué eres la oveja negra

Las denominadas “ovejas negras” suelen ser personas con ideales y creencias diferentes a los del resto de su círculo social o familiar. Personas que destacan bien por sus ideas políticas, por su orientación sexual, por su carácter o su forma de ser, su modo de ganarse la vida, su aspecto físico, etc. En resumen, personas diferentes.

Algunos motivos de que seas la oveja negra pueden ser:

Tu forma de pensar o de actuar es criticada por el resto de los miembros del grupo
Tienes poco en común con el resto de las personas
Eres más inteligente que el resto del grupo. Por desgracia en nuestra sociedad es bastante común el discriminar a las personas más inteligentes por el hecho de sentirnos inferiores. Esto puede pasar tanto en la familia (“mi hijo es más inteligente que yo, eso me hace sentir inferior y le desprecio por ello”) como en un círculo social (como el bulling que suelen sufrir los niños inteligentes).

Funciones de la oveja negra

Preservar la continuidad del grupo adaptando a todos los miembros del mismo a un único patrón.

Demostrar a otros miembros lo que ocurrirá si se desvían del camino marcado.

Cómo nos puede afectar ser considerada la oveja negra

Al no coincidir con las personas que les rodean, estas suelen rechazarles tachándolas de malas, tóxicas e incluso peligrosas; cosa que puede acabar afectando a la autoestima e incluso a su personalidad, acabando a veces por modificar esta para adaptarla a la del resto del rebaño.

Puede afectar a nuestra forma de ser. Si un niño es activo y le gusta moverse y correr, pero le enseñan durante años que lo correcto es estar quieto y jugar sin hacer ruido, este niño acabará siendo un adulto quieto y que no hace ruido ni causa problemas al resto de la manada.

Culpabilización. Si durante gran parte de tu vida eres culpabilizado de los problemas de las personas de tu alrededor (mamá y papá se han divorciado por tu culpa, hemos perdido el partido por tu culpa…) al final te acabas creyendo responsable de dichos males, lo cual al cabo del tiempo te convierte en un adulto con un gran grado de culpa y muy poca estima de ti mismo y tu valía.

Mina nuestra autoestima. Si durante años nos repiten que todo lo que hacemos está mal (porque no encajamos en las cajitas en las que nos quieren meter) es probable que nos acabemos creyendo inferiores.

oveja negra 3

Qué hacer si eres la oveja negra

Alejarte de dicho círculo. El primer paso y el más importante, es procurar alejarte del círculo que te desprecia. Puedes intentar buscar amigos con intereses o ideologías afines a los tuyos o reducir en lo posible el contacto con los familiares que no te comprenden y respetan. Nos han enseñado durante años que la familia es la que nos ha tocado y debemos de quererles como son. Esto ha generado durante años multitud de conflictos y de malestar. Es importante que trabajemos en romper esa creencia y tratar de comprender que las personas que nos hacen mal deben ser alejadas de nosotros, aunque sean nuestra familia.

Comunicación. Si no podemos alejarnos del círculo que nos hace sentir mal, otra opción es intentar comunicarnos con ellos y explicarles cómo nos sentimos y cómo nos afectan sus comentarios y su forma de juzgarnos.

Saber que, si no eres tú, será otro. En toda familia o grupo social siempre habrá un miembro considerado como más débil, más disfuncional o peor en cualquier faceta. Quizás esto no sea ningún tipo de consuelo, pero hay veces en las que puede no importarnos asumir ese papel si sabemos que de no asumirlo nosotros, este rol recaerá sobre un miembro más débil. A menudo pasa con los hermanos pequeños.

Asumir que ser la oveja negra no es malo. Aunque como seres sociales nos han enseñado que está bien seguir al rebaño y no destacar, debemos intentar eliminarnos estas creencias de la mente. Somos seres humanos únicos y como tales, debemos buscar nuestra propia esencia y nuestro propio camino.

Aceptarse. Si tú mismo te aceptas como una persona correcta y estás a gusto con tu personalidad y tu forma de ser y hacer las cosas, no te supondrá problema saber que la opinión de los demás es diferente. A menudo, que nos afecte la opinión externa dice más de cómo nos vemos a nosotros mismos que de los demás. Si tú estás plenamente satisfecho contigo, lo que opinen los demás te será indiferente.

Ejemplos del efecto oveja negra

Un ejemplo, son los progenitores que dicen aceptar la homosexualidad siempre y cuando no tengan que tenerla en su familia: “Me parece bien que mi vecino Pepito se acueste con su novio Manolito, pero no quiero que mi hijo se acueste con otros hombres”.

Otro claro ejemplo son los maltratadores cuyo principal argumento es que tú te lo has buscado y que te lo corrigen por tu propio bien. A menudo en estos casos la víctima se acaba creyendo que es mala y que merece dicho castigo. Por ejemplo, las parejas tóxicas pueden ver aceptable que otras mujeres vayan ligeras de ropa, pero no les parece igual de bien que lo haga su propia pareja.

Los padres que comprenden los suspensos de los hijos de sus amigos y que sin embargo no tienen la misma comprensión hacia los suspensos de sus propios hijos.

Evidentemente, los ejemplos aquí mencionados son ejemplos claros de relaciones tóxicas y cosas que no debemos aguantar en nuestro entorno.

Información extra

E. Zubieta y M. Fernández Liporace, «El “efecto oveja negra” en jóvenes estudiantes de psicología», PSICODEBATE, vol. 5, pp. 41-52, dic. 2005. – Experimento sobre el efecto oveja negra, realizado en 140 estudiantes de piscología de la Universidad de Palermo, Buenos Aires.

Teoría de la Identidad Social, de Henri Tajfel

Favoritismo endogrupal y discriminación, Jane Elliot. Esta teoría vendría siendo la otra cara de la moneda de la Identidad Social, según la cual alabamos más los logros de los miembros de nuestro propio grupo que los de miembros otro grupo.

La banda sonora

Preparando y escribiendo este artículo me han acompañado algunas canciones sobre este tema y me ha parecido curioso compartirlas con vosotros

«Quien bien te quiere te hará te sufrir»
Ay, yo no pienso de esa manera.
Quien bien me quiere me quiere libre
y yo no sufro si soy libre a tu vera

Siempre fui esa oveja negra
que supo esquivar las piedras que le tiraban a dar.
Y entre más pasan los años,
más me aparto del rebaño porque no sé adonde va.

Quiso dar un paso hacia adelante
quiso andar sin grilletes,
quiso vivir en libertad
y eso nadie lo entiende.

Cada vez que nos insultáis
os hacéis menos hombres.
Cada vez que nos restáis
os hacéis un poco más pobres.

Apúntate a nuestra newsletter y…

★ Recibirás contenido de calidad y cero SPAM.

★ Te enterarás en primicia de cualquier lanzamiento que hagamos.

★ Aparecerán en tu bandeja de entrada regalitos sorpresa de vez en cuando 😊

 Una guía gratis para aprender a hacer La Rueda de la Vida será tuya al instante.

¿Damos juntos el primer paso?