Muy a menudo, cuando leemos acerca de casos de abuso o de relaciones tóxicas, nos encontramos los mismos síntomas: que te vigilen el teléfono móvil, que controlen tu ropa o que te prohíban ver a tus amistades.

Pero mucho antes de estas señales, nos llegan otras más sutiles en forma de palabras. Señales que pasamos por alto porque nadie nos ha enseñado a identificarlas y que pueden ser la antesala de una relación muy insana.

 Hoy, vamos a aprender a identificar ese abuso verbal para tratar de evitar que vaya a más.

Tipos de abuso verbal

Insultos encubiertos

No es necesario utilizar las palabras “tonta” o “fea” para insultar a alguien. A menudo los insultos son camuflados entre cumplidos e incluso nos hacen pensar que son tales, cuando en realidad, si nos detenemos a reflexionarlo, resultan no serlo.

Por ejemplo,

“Lo has hecho muy bien para alguien de tu nivel”

El tono de voz

No solo con palabras se hiere a la gente, también depende a menudo del tono de voz utilizado. Aunque tu interlocutor no utilice gritos, puede usar un tono de voz inadecuado o irrespetuoso que nos haga sentir realmente mal.

El silencio

El silencio es un tipo de castigo muy común entre las personas que cometen abuso verbal. El retirar la palabra a tu interlocutor o incluso dejar de responder mensajes o llamadas le induce a un estado de nervios, fatiga e incertidumbre que acaba desgastando mucho.

Si necesitas dejar de hablar con alguien es importante notificar que necesitas ese espacio en vez de desaparecer de repente.

Rebatir constantemente

Aunque rebatir es importante en cualquier discusión o debate, llega un momento en el que resulta agotador. Cuando cualquier palabra nuestra es puesta en entredicho, al final sentimos que la discusión ha dejado de tener sentido y es simplemente una lucha constante.

 Si tu interlocutor nunca acepta tu punto de vista y siempre acabas dándole la razón con tal de finalizar la discusión, es hora de plantearse si la relación que mantenéis es saludable.

Trivializar

Otra forma de abuso verbal puede ser trivializar los sentimientos o acciones del otro. Si en vez de intentar comprender tu punto de vista o tus sentimientos, tu interlocutor intenta rebajarlos a un “no es para tanto”, “era solo un chiste” o “eres una exagerada”, probablemente no sea una persona adecuada que tener al lado.

Olvidar

Aunque todos podemos sufrir olvidos de vez en cuando, cuando estamos en una relación de maltrato, estos olvidos tienden a ser una constante. Se olvida de las situaciones que provocaron la discusión, de las que cosas que se dijeron y de las promesas hechas.

Otras formas más evidentes de abuso verbal

Comparaciones
Gritos
Insultos
Menosprecio
Amenazas
Órdenes
Manipulaciones
Interrupciones

Qué hacer si crees ser víctima de abuso verbal

Si notas que estas situaciones se repiten en tu día en día, bien en tu relación de pareja, bien en otro tipo de relaciones, aquí tienes ciertos pasos que puedes seguir.

Mantener la calma en el momento

Cuando alguien nos habla mal o nos falta el respeto, una de nuestras primeras reacciones es comportarnos de similar manera, haciendo al final crecer el problema. Es importante que procuremos mantener la calma y la serenidad. Si alguien nos está levantando la voz, pero nosotros continuamos hablando con un tono de voz bajo, se verá obligado a bajar la voz para poder escucharnos.

 Además, el objetivo de la persona que abusa suele ser provocar, al no entrar en su juego, verá que no está cumpliendo dicho objetivo y probablemente se calmará.

Hablar con la otra persona

La primera opción siempre es hablar. Intenta explicar a la persona causante del abuso cómo te sientes; quizás para él o ella sea una actitud innata o incluso inconsciente y no sepa la forma en la que te está afectando.

 Si tras explicarlo, las situaciones se siguen repitiendo, entonces es hora de plantearse abandonar la relación.

Pedir ayuda

Si la persona en cuestión comprende nuestro punto de vista, pero no sabe qué hacer para cambiar esa actitud, buscar ayuda en profesionales como un médicos o psicólogos puede ser una buena idea.

Abandonar la relación

Si lo has explicado y aun así la otra persona no cambia su comportamiento, es hora de cerrar esa relación. Es más sencillo con una pareja o un amigo que con un jefe o un familiar, pero aun así debes intentarlo.

 Si el comportamiento procede de un superior en el trabajo, si conoces a las personas de recursos humanos y sabes cómo se comportan ante esta clase de situaciones, puedes denunciarla. Si no existe tal departamento o no hacen caso de estas cosas, quizás puede ser un buen momento para empezar a buscar otro trabajo.

En cambio, si es un familiar el que te está haciendo esto y no quieres o no puedes cortar esa relación, intenta reducirla al mínimo. No siempre es posible borrar a una persona de nuestra vida, pero podemos minimizar los encuentros que tenemos con ellos.

¿Conoces a alguien a quien le pueda venir bien este artículo? ¡Envíaselo! Quizás le ayudes a salir de una situación de la que ni él mismo es consciente.

Apúntate a nuestra newsletter y…

★ Recibirás contenido de calidad y cero SPAM.

★ Te enterarás en primicia de cualquier lanzamiento que hagamos.

★ Aparecerán en tu bandeja de entrada regalitos sorpresa de vez en cuando 😊

 Una guía gratis para aprender a hacer La Rueda de la Vida será tuya al instante.

¿Damos juntos el primer paso?