Por todos es bien sabido que febrero es el mes del amor: los escaparates se llenan de corazones y color rosa y hay ofertas en bombones y peluches por todas partes. Pero, ¿cuándo es el momento de celebrar el amor propio? 

El amor propio es mucho más importante que todos los escaparates y ofertas así que, ¿por qué no hay un día para celebrarlo?

Por eso este año quiero proponerte que te regales algo para ti: una caja de amor propio para darnos ese momento de mimos y que tanto nos merecemos.

¿En qué consiste una caja de amor propio?

El concepto es muy sencillo y lo explica el propio nombre: se trata de encontrar una caja (preferiblemente bonita) donde guardar todas aquellas cosas que nos hagan felices en los momentos de más bajón emocional.

¿Qué incluir en mi caja de amor propio?

⭐ Un diario y un bolígrafo bonito. Una de las cosas que mejor nos viene en los momentos más bajos es escribir todas nuestras emociones en un diario para tratar de comprenderlas.

⭐ Tu pintauñas favorito. Si te gusta pintarte las uñas, deberías sin duda incluirlo en tu caja de amor propio. Es un acto muy sencillo que nos hace ver mucho más guapas.

⭐ Un libro que nos haga sentir bien. Uno de mis mayores placeres en los momentos más tristes es escapar dentro de una preciosa historia, de esas que abrazan. Algunos ejemplos de libros que puedes guardar son:

Dibujos

Diario de una volátil, Agustina Guerrero
Crecer es un mito, Sarah Andersen
Mujeres alteradas, Maitena

Poesía

Podría hacer pis aquí, Francesco Marciuliano
Otras maneras de usar la boca, Rupi Kaur
Ya nadie baila, Elvira Sastre

Cuentos

Estoy aquí, Vanesa Díez Rodríguez
Cuando mi gato era pequeño, Gilles Bachelet
Nunca beses a una rana, Fiona Waters

⭐ Una película que te guste. Tanto las películas como las series tienen la asombrosa capacidad de hacernos olvidar el mundo durante dos horas y viajar junto a sus protagonistas a los rincones más bellos para vivir las más mágicas historias.

⭐ Una prenda acogedora. Cualquier prenda de ropa que nos haga automáticamente sentirnos bien: un jersey calentito, unos calcetines suaves y mulliditos o una manta en la que arroparnos.

⭐ Algo para crear ambiente. Nunca falta en mi caja de amor propio un par de velas de olores que me encanten o una barrita de incienso.

⭐ Crema de manos. Aparte de ser un cosmético útil y sano para tener las manos más suaves y agradables del mundo, ese momento de masaje mientras no la echamos nos procura mucha calma y tranquilidad.

 ¿Qué te parece la idea? ¿Te animas a hacer tu caja de amor propio?

Apúntate a nuestra newsletter y…

★ Recibirás contenido de calidad y cero SPAM.

★ Te enterarás en primicia de cualquier lanzamiento que hagamos.

★ Aparecerán en tu bandeja de entrada regalitos sorpresa de vez en cuando 😊

★ Una guía gratis para aprender a hacer La Rueda de la Vida será tuya al instante.

¿Damos juntos el primer paso?