Cuando hablamos de autoagresión o autolesión, muy a menudo pensamos en la gente que se hace cortes o intenta suicidarse, cuando la realidad es que no siempre es así.

 Por ello hoy vamos a hablar de qué es la autoagresión, los diferentes tipos que existen y los principales mitos que giran a su alrededor.

¿Qué es la autoagresión?

Según la Real Academia Española, la autoagresión es cualquier conducta de una persona que la lleva a causarse daños e incluso mutilaciones a sí misma.

La autolesión la describen en cambio como el acto de causarse voluntariamente un daño físico.

Por tanto, la principal diferencia entre la autolesión y la autoagresión es que la autolesión solamente contempla el daño físico mientras que la autoagresión contempla también otro tipo de daños.

Tipos de autoagresión

Psicológica. Es el nivel más básico de la autoagresión y comienza con una baja autoestima y un fuerte sentimiento de desprecio hacia uno mismo.

No comer o no beber. Otra de las formas de agredirse de la gente que realiza estas prácticas es el negarse a sí mismo el consumir cualquier tipo de alimento o líquido durante largos períodos de tiempo.

Cortes y mutilaciones. Esta es la que más a menudo nos viene a la mente cuando hablamos de estos conceptos. Se trata de provocarse un daño físico a menudo con objetos punzantes o cortantes, aunque también puede incluir quemaduras, rasguños, golpes, arañazos u otros modos de autolesión.

Comportamientos suicidas. Este es el nivel más elevado de autoagresión y el más peligroso de todos. El individuo siente fuertes deseos de morir (que a menudo van progresando) y comienza la ideación y planificación del acto.

¿Por qué surge la autoagresión?

Según el DSM (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría) la autoagresión es uno de los principales síntomas del Trastorno Límite de la Personalidad, aunque también puede darse en casos de depresión severa, abuso de sustancias o cuadros de ansiedad. Hay incluso especialistas que lo tratan como una patología en sí misma (Autolesión no suicida o ANS).

Algunas de las razones que pueden llevar a alguien a esta práctica son:

Aliviar un sentimiento o estado cognitivo negativo, ya que resulta más sencillo controlar un dolor físico que un dolor emocional.

Resolver una dificultad interpersonal, normalmente buscando un estado de comprensión y/o ayuda

Mitos sobre la autoagresión

Todas las personas que se automutilan buscan atención.

Si bien es cierto que una de las posibles razones es el llamar la atención, no es la única. De todos modos, si alguien necesita tan desesperadamente llamar la atención que lo único que se le ocurre es autoagredirse, vale la pena preguntarse qué le ocurre y cómo ayudarle.

Todas las personas que se automutilan quieren suicidarse.

Si bien, en ciertos casos puede la autoagresión puede acabar en suicidio, lo más común es que las personas que lo practican necesiten desahogar el dolor que sienten y no sea el suicido su intención. Eso no quita que no pueda acabar así, bien porque el estado mental negativo evolucione, o bien porque la situación se descontrole.

Hablar sobre la autoagresión puede inducir a hacerlo.

¡Todo lo contrario! Es importante hablar de este tema para poder buscar su origen y la forma más eficaz de tratarlo.

¿Qué puedes hacer?

Tanto si eres tú quien se autoagrede, como si conoces a alguien que realiza esta práctica es muy importante pedir ayuda a un profesional, bien en tu centro de salud más cercano o bien a un psicólogo privado.

Apúntate a nuestra newsletter y…

★ Recibirás contenido de calidad y cero SPAM.

★ Te enterarás en primicia de cualquier lanzamiento que hagamos.

★ Aparecerán en tu bandeja de entrada regalitos sorpresa de vez en cuando 😊

 Una guía gratis para aprender a hacer La Rueda de la Vida será tuya al instante.

¿Damos juntos el primer paso?