Quizás pienses que eres demasiado mayor para esta pregunta, o quizás demasiado serio. Puede que no tengas tiempo para responder o que te rías al leerla, pero de todos modos déjame preguntarte: ¿Crees en la magia?

No hablo de brujas y hechizos, de escuelas de encantamientos y de unicornios, hablo de la magia del día a día. De brillar y hacer brillar, de estar rodeado de fantasías y no saberlo siquiera, de añadir magia a tu vida… ¿crees en eso?

Porque yo sí. 

La magia de la vida

Hace unos tres años tuve mi primera depresión severa. Levantarme de la cama suponía una hazaña y el mundo había perdido su color para hacerse monocromático. Y una mañana tras una noche en vela particularmente complicada, mientras miraba el amanecer de Madrid alguien me preguntó, ¿no merece la pena estar vivo solo para contemplar este amanecer?

Y pensé que ese amanecer estaba lleno de magia.

Ese día no me curé de la depresión, ni siquiera me acerqué a su final. Pero lo que sí hice ese 25 de junio a las 7:54h de la mañana, fue abrir el bloc de notas del móvil y apuntar: “La magia de la vida” y hacer durante años una lista de todas las cosas mágicas que le daban sentido a la vida.

Y hoy te pregunto, ¿te apuntas tú también a añadir magia a tu vida?

No hace falta que estés deprimido o que te quieras suicidar, pero si sientes que tu vida es monótona, que vives para los fines de semana y las vacaciones, si nada tiene sentido entre el lunes y el viernes, quizás te vendría bien leer este post, ¿qué me dices? 😊

Rituales mágicos

Crea rituales mágicos que te hagan sentir bien y llenarte de energía positiva y optimismo. Igual que te enseñé a tener una caja de amor propio, también te puedes hacer tu cajita mágica, para cuando necesites que tu vida vaya un poquito mejor.

En ella puedes meter cosas como incienso, palo santo, velas especiales (con algún olor que te transporte), un diario para apuntar aquello por lo que te sientes más agradecido o agradecida…

Además, puedes apuntar en una hoja bonita (¡o incluso un pergamino!) rituales que te gustaría tener: ritual para levantarte, para acostarte, para cuando tu jefe te ha gritado, para cuando has discutido con tu pareja, etc.

Sal a mirar el amanecer

Añadir magia a tu vida - amanecer

Si desde tu casa no puedes ver un amanecer en condiciones, levántate un día más temprano de lo habitual y pasea hasta algún sitio donde se pueda ver bien el amanecer.

Parece una tontería de consejo, pero, ¿hace cuánto que no te paras a mirar fijamente un amanecer?

 Coge tu bebida favorita, tu taza portátil, ¡y a buscar el amanecer! 😊

Ve de acampada

Quizás esto no sea un buen plan para el mes de diciembre, pero para las noches calurosas de verano es una idea maravillosa.

Coge a un amigo o a tu pareja, un saco y una esterilla y sal a dormir bajo el cielo estrellado. Puedes buscar constelaciones, mirar una lluvia de estrellas o simplemente encender un farol y contaros historias.

Pasa una noche en vela

Siempre he encontrado muy atractivas las noches. Desde niña, me llamaba más la atención quedarme despierta leyendo un libro que irme a dormir, además, ¡me parecía tanta pérdida de tiempo lo de dormir!

Con el paso de los años no fue disminuyendo mi pasión por las noches: esa calma haya pasado lo que haya pasado, ese silencio y la paz… son adictivos.

Por ello, te propongo que un día, disfrutes de una noche a solas para ti.

Busca una película que lleves tiempo queriendo ver y prepárate algo rico de beber, o quizás puedes releer tus viejos diarios, o salir a dar un paseo por tu zona si es segura. Disfruta del silencio y de ver las calles vacías.

Ve a una vidente

No, te prometo que aún no me he vuelto loca del todo, pero tanto si crees en ello como si consideras que es totalmente falso lo que dicen, puede ser una experiencia muy divertida y quien sabe, ¡quizás descubras que te encanta!

Di que sí

Uno de los retos que proponemos en el curso de autoestima que estamos creando es La semana del sí. Trata básicamente de decir durante una semana entera sí a todo lo que te propongan: salir a cenar a un sitio que nunca se te hubiera ocurrido, quedar con esa compañera de trabajo para la que nunca tienes tiempo… ¿Te animas?

Sal de excursión sola

añadir magia a tu vida - pasear

Durante varios años, ese fue mi plan preferido para los domingos por la mañana: guardaba en mi mochila la cámara de fotos, un cuaderno, un lápiz y algo de comer y me iba a pasar el día a rincones de Madrid. A veces paseaba por sitios desconocidos, y otras simplemente me sentaba en un banco o una plaza a contemplar la gente pasar… Y por increíble que parezca, siempre volvía con algo bonito o interesante que contar

Habla con un desconocido

No hace falta que sea para ligar, puedes acercarte a comentarle que te interesa el libro que está leyendo, que te encanta su abrigo, o simplemente decirle educadamente que tiene una sonrisa muy bonita (lo hice una vez en un tren y la persona en cuestión se sintió muy halagada 😊)

Regálate flores

Compra un ramo precioso en una floristería y ponlas en un jarrón en tu casa, ¡su sola presencia te alegrará la vista, prometido! 😉

Escucha música

Puede que seas de esas personas que escuchan música a todas horas, que siempre tengas una melodía de fondo mientras estudias o trabajas, pero ¿cuántas veces la escuchas de verdad? Siéntate en tu alfombra, o en tu cama y ponte una playlist que te encante, quizás de música de tu adolescencia y canta.

Una cita contigo

Cuando me fui a vivir sola por primera vez, acabé en una casa compartida, con un dormitorio minúsculo y un balcón que me volvía loca. Una de las tradiciones que adopté en esa época fueron los viernes de cita: me duchaba, me ponía una copa de vino, una lista de reproducción de cantautores (Carlos Chaouen era mi opción preferida), unas velas y lo acompañaba todo de mi querido balcón, una manta y un libro de poesía.

¿Tú cómo le añades magia a tu vida?

Apúntate a nuestra newsletter y…

★ Recibirás contenido de calidad y cero SPAM.

★ Te enterarás en primicia de cualquier lanzamiento que hagamos.

★ Aparecerán en tu bandeja de entrada regalitos sorpresa de vez en cuando 😊

 Una guía gratis para aprender a hacer La Rueda de la Vida será tuya al instante.

¿Damos juntos el primer paso?