Aunque seamos unos principiantes en belleza, está claro que en otoño tenemos que tener unas rutinas específicas para mimar nuestra piel, ya que tras el verano esta y el pelo se resienten muchísimo y es necesario cuidarlos con mucho cariño para que vuelvan al estado natural que tenían antes del huracán-verano.

Por eso, hoy os traigo 6 rutinas de belleza para cuidar nuestra piel en otoño.

1. Mens sana in corpore sano

Llega el otoño y con él, los resfriados, catarros y mil dolencias varias. Por eso, desde hace ya un par de años tengo un truquito para esta época, que añado siempre a mi rutina mañanera: una cucharadita de polen en grano. Riquísimo con avena, yogur, un té…

No es milagroso ni un remedio infalible contra los males otoñales, pero a mí personalmente me ha ayudado a que 4 refriados al mes se hayan convertido en uno. ¿Ciencia, efecto placebo? No soy médico así que no lo sé, pero hay artículos en Google que podéis curiosear si queréis saber más.

5-rutinas-cuidar-piel-otoño

2. Hidratar el cabello

El cloro de las piscinas y las sales del mar no hacen ningún bien a nuestro pelo y lo dejan reseco y con las puntas rotas. Yo en otoño es cuando aprovecho para darme un retoque al pelo: un nuevo corte o simplemente un tijeretazo a las puntas pueden hacer magia.

Y si no, un tratamiento de keratina o similar en cualquier peluquería de la ciudad nos puede ayudar muchísimo.

Otro truquito que suelo utilizar mucho es hacerme una vez a la semana, una mascarilla hecha con yema de huevo, miel y aceite, que da al pelo mucho brillo y luz. Otra opción, es cambiando la miel por vinagre. Y si os interesan las recetas de mascarillas y productos de cosmética naturales, no os podéis perder el blog de Victoria Moradell.

3. Piel seca

Por todos es sabido que el sol a la piel no le sienta nada bien. Muchos hemos pensado siempre que con echarnos protección solar cuando vamos a la playa o piscina es suficiente para protegerla pero me temo que no es así:

La protección solar es imprescindible todos los días.

Y como eso es algo que no solemos tener muy en cuenta, llega la piel al otoño reseca y es necesario que incorporemos a nuestra rutina de noche una rutina facial de 4 simples puntos:

Desmaquillarse muy bien. Recomiendo el agua micelar ya que no es muy agresiva para la piel y quita las impurezas muy bien.

Lavarnos la cara. Por muchas cremas y potingues que utilicemos, no nos van a servir de nada si nos los echamos con la piel sucia.

Hidratación. Una crema apta para nuestro tipo de piel puede hacer milagros. Para ver el tipo de piel que tenemos, nos puede venir bien esta página de Nivea.

Contorno de ojos. La piel de esa zona es mucho más fina y delicada que el resto del rostro y por eso debemos tratarla con especial delicadeza.

Además de esto, recomiendo la crema hidratante para después de cada ducha y una sencilla exfoliación en la piel y los labios, una vez a la semana (una mezcla de miel, azúcar y limón es milagrosa para ello).

5-rutinas-cuidar-piel-otoño

4. Manos suaves y bonitas

No sé si a vosotros os pasará, pero a mí, en cuanto llega el frío, las manos se me ponen muy tristes. El frío las seca y me produce dolor y hace que se me levante la piel cada dos por tres.

Por eso una buena crema de manos es algo sin lo que yo no puedo vivir en mi rutina de noche: meterme en la cama y echarme la crema de manos es uno de mis momentos favoritos del día.

Taambién por eso es algo que no falta nunca en mis bolsos: cremas de diferentes olores para que cada momento sea especial, y pintauñas de colores cálidos para darle un toque de alegría a las manos.

5-rutinas-cuidar-piel-otoño

5. Pies para qué os quiero…

…Si tengo alas para volar.

Por muy bonita que sea esta frase de Frida, no debemos ignorarlos en esta época del año. Muchas veces nos olvidamos de ellos ya que al fin y al cabo quedan más cubiertos en invierno entre botas y calcetines, pero no debemos hacerlo. Los pies nos aguantan todo el día y debemos agradecerles todo el apoyo que nos dan.

Yo suelo remojarlos en agua caliente una vez por semana, además de ponerme unos calcetines empapados con crema hidratante durante toda la noche. Basta con lavarlos bien después en la lavadora para que queden como nuevos. Y si añadimos a esto un pequeño masaje, ¡ideal!

Y vosotros, ¿qué rutinas incorporáis en esta época del año?