Cuando hablamos de ser una mejor persona, de ser nuestra mejor versión, hay un punto del que no podemos olvidarnos nunca: los hábitos saludables.

No a todos nos tienen que gustar las rutinas ni los horarios cerrados ni tener toda nuestra vida planeada punto por punto (aunque esto en cierto modo ayuda muchas veces), pero sí todos debemos contar con unos hábitos saludables que nos hagan ser mejores.

Ejercicio físico: bailar

habitos saludables bailar

Cuando pensamos en hacer ejercicio nos entra mucha pereza, lo sé. Solo el hecho de plantearnos ir al gimnasio o salir a correr hace que nos entre sueño y el sofá parezca más apetecible que nunca.

Así que, ¿por qué no darle la vuelta y buscar una actividad que nos apetezca más, como por ejemplo bailar? Es un ejercicio bastante completo y mucho más divertido que subir a una cinta.

Crear rutinas

habitos saludables rutinas

Hace poco hablaba con un conocido sobre la organización: me decía que él prefería vivir al día y hacer las cosas según le fueran surgiendo en vez de estar cada día “perdiendo el tiempo en organizar su día”.

 ¿Cuál es el problema de mi conocido? Que no sabe organizarse, y por eso para él, este hábito consiste en perder el tiempo.

Yo me organizo únicamente una vez al mes, o a veces menos. Dedico una hora a retocar el calendario que tengo colgado junto al escritorio, apuntar mis citas importantes, y revisar en Trello mis tareas pendientes para ver si siguen siendo pendientes o si puedo eliminarlas de mi vida.

Si tú también quieres organizar toda tu vida en 1 hora al mes, no dudes en visitar mi web Color Azulchocolate y estar pendiente ya que próximamente sacaremos un estupendo curso de organización.

Hidratación

habitos saludables beber agua

La hidratación es siempre un asunto que nos cuesta mucho a todos: solo nos acordamos de beber agua cuando nuestro organismo ya está al límite y nos lo reclama urgentemente.

 Así que, ¿cómo obligarnos a beber más agua antes de llegar a este punto límite?

Water drink reminder. Es una aplicación para Android que nos recuerda beber agua habitualmente. Puedes personalizar cada cuanto quieres recibir los recordatorios, e ir anotando en la app, cuánta agua bebes. Una alternativa para Apple es Daily Water – Drink Reminder.

Water Reminder. Si eres más de mirar el ordenador que el móvil, esta extensión para Chrome es para ti. Te avisa cada hora de que toca tomar un trago.

Además de estas aplicaciones, si el agua no te gusta, te dejo aquí unas alternativas para consumirla sin que “sepa a agua”.

Agua de limón. Basta con mezclar el agua con zumo de limón y unas rodajas de esta fruta para lograr una bebida muy refrescante. En verano, suelo preparar jarras enteras que dejo en la nevera durante la noche.

Agua de frutas. Aunque la de limón es mi preferida, hay muchas otras opciones si esta fruta no te convence: de frutos rojos, de pepino, de menta, de sandía, de kiwi, o haciendo combinaciones con cualquiera de las anteriores para encontrar la que mejor se adapte a ti. En Internet puedes encontrar muchísimas recetas diferentes.

. Ahora que llega el frío, el té es una bebida que entra muy bien. Y si eres de las que piensa que es solamente agua con hierba, te recomiendo probar diferentes versiones que te quitarán esa idea. Algunas de mis recomendaciones son: Té negro con chocolate, de Hacendado (riquísimo con un poco de leche); Vainilla y caramelo, de Lipton; o Mango y fresa, de Twinings.

Y tú, ¿practicas alguno de estos hábitos? ¡Me encantaría que me lo contaras! 😊